Hijos del dios binario

Hacía tiempo que no escribía nada por aquí. He cambiado de trabajo y tengo bastante menos tiempo libre, así que todos mis hobbies se han resentido un poco Download vlc player video. Además me enfrasqué leyendo en inglés «The man in the high castle», pero el lenguaje de este libro es muy superior a mi nivel así que me tenía un poco desesperado app videos. El poco tiempo que podía dedicarle se traducía en muy pocas páginas de avance y no terminaba de pillar muchas cosas. Al final me decidí a dejarlo y leerlo desde el principio en castellano Download farm heroes super saga for free.

Para quitarme el disgusto me dispuse a leer este otro del que os hablo en esta entrada. Se trata del segundo libro de David B. Gil. Del primero ya os conté maravillas en otro post, El Guerrero a la Sombra del Cerezo y con este segundo también he quedado muy satisfecho mit smartphone musik downloaden.

El cambio de temática es drástico y pasamos de un magnífico libro del Japón medieval a otro con tintes de cyberpunk y novela de aventuras.

Básicamente el libro cuenta la historia de una periodista española a la que llega una información que de publicarse destaparía más de una maniobra turbia de grandes corporaciones, que no dudarán en utilizar cualquier medio para defender sus intereses spider solitär gratis herunterladen.

Es un libro de aventuras muy entretenido que te hace olvidar que el autor «sólo» ha publicado dos novelas. Está salpicado de algunas ideas magníficas que podrían dar para alguna continuación Download video maker program for free german.

Sólo dos cosas no me han gustado que incluyo como spoiler protegido:

Spoiler
Por un lado la desaparición de la trama de la familia de la protagonista herunterladen. No me ha parecido verosímil que siendo una de las motivaciones principales de Alicia, en las últimas líneas antes del epílogo no se mencione nada sobre ellos itunes for windows 7 64 bit download for free. Me esperaba que al menos su hija apareciera de alguna forma.

Al hilo de esto, es en general la conclusión del libro lo que no me parece a la altura del resto ls19 hof bergmann downloaden. Me ha quedado una sensación como de desconexión con el resto de la historia. Quizá también haya influido mi poca capacidad de lectura actual, pero creo que no.

En fin, una más que recomendable lectura, aunque yo esperaría a comprarlo cuando baje un poco el precio download wdr 5 podcast. Lo pillé en preventa bastante más barato que los 10€ actuales de la versión digital.

[amazon asin=B01B3KMM24&template=add to cart]

 

Hijos del dios binario Book Cover Hijos del dios binario
David B. Gil
Suma
576

En un mundo que se vuelve cada vez más intangible, los poderosos, nostálgicos de un pasado que apenas conocieron, compiten por hacerse con cualquier icono de la era predigital. Daniel Adelbert, un «prospector» especializado en recuperar piezas del siglo XX, es contratado por el coleccionista Kenzô Inamura para encontrar no un objeto, sino a una persona: un hombre que se movió entre las sombras del pasado siglo e influyó de manera decisiva en su desarrollo.

En el otro extremo del mundo, la periodista Alicia Lagos recibe un extraño correo de su exnovio recientemente fallecido. El mensaje parece legarle una investigación inconclusa, poniéndola sobre la pista del misterio oculto tras los muros del orfanato irlandés de St. Martha.

Ambas investigaciones confluyen en una misma pregunta: ¿qué es el Proyecto Zeitgeist? La respuesta se halla bajo las piedras de la Ciudad Blanca de Tel Aviv, en los arrabales flotantes de Singapur y en el murmullo de la Red de datos. Responderla es desentrañar un secreto que ha costado la vida de muchos, un secreto silenciado durante décadas.

«Ni verjas ni alambradas, ningún resquicio permitía atisbar qué había al otro lado de los altos muros. Sobre la puerta cerrada, siguiendo el arco que formaban las dos hojas de hierro, unas letras indicaban el lugar al que se había llegado: "Bienvenido a St. Martha", se leía, recortado contra el cielo gris. Pero el visitante no podría sino recelar de aquella bienvenida. Sellada y silenciada como una vieja tumba, St. Martha no parecía saludar la llegada de nadie.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *